Grabación de toda la sesión:

PUNTEO DE RECAPITULACIÓN DE LOS CONTENIDOS QUE SE ABORDARON:

REGOCIJO, ALEGRÍA EMPÁTICA (MUDITA, en sánscrito)

El regocijo no consiste en la alegría que podemos experimentar cuando obtenemos objetos por los cuales sentimos apego, como cuando nos compramos un coche, comemos un delicioso postre o recibimos un aumento salarial. El regocijo es un estado mental mediante el cual experimentamos una profunda alegría por la felicidad y las causas de la felicidad que experimentan las personas, incluyéndonos a nosotros mismos.

Si recordamos que aquello a lo que prestamos atención es nuestra realidad, valdría la pena preguntarnos en qué tipo de realidad queremos vivir: en una que atienda únicamente las desgracias e injusticias que existen en el mundo o una que atienda la bondad y las cualidades positivas que hay en él. Con esto no estamos diciendo que debemos ver la vida a través de unos “lentes rosas” e ignorar el sufrimiento de la gente sino que, a través del regocijo, podemos ver nuestra vida y nuestro entorno con una perspectiva amplia y optimista. Una visión que resalta las cosas buenas y constructivas de las personas y del mundo y nos permite apreciarlas.

El regocijo es un estado mental opuesto a la depresión, la envidia, los celos, la competitividad y el cinismo y, como con el resto de las cualidades, podemos experimentarlo hacia nosotros mismos y hacia los demás. Cuando practicamos el regocijo hacia nosotros mismos, aten­ demos las condiciones favorables de nuestras vidas de un modo tal que experimentamos un profundo sentimiento de apreciación, agradecimiento y satisfacción por ellas. Cuando lo hacemos por otras personas surge en nosotros una alegría que empatiza con su felicidad y las causas de la misma, y que permite que las sintamos como si fueran nuestras.

El regocijo, también conocido como alegría empática, implica simplemente el sentirnos felices por la felicidad y las causas de la felicidad de las personas, incluyéndonos a nosotros mismos. Es una práctica muy sencilla que nos permite experimentar un estado de bienestar profundo y significativo.

PRÁCTICA PARA ESTA SEMANA (y para TODO momento).

Con los que estés conviviendo o en los momentos en los que salgas de tu casa o te cruces con otras personas, fíjate de intentar poner en práctica lo que exploramos en nuestras sesiones.

SUGERENCIA PARA ESTA Y TODAS LAS SESIONES:

Antes de sentarte, o adoptar la posición que decidas adoptar para hacer la práctica, te recomendamos mover el cuerpo para liberarlo de tensiones y entra en la práctica más cómoda/o y ligera/o.

RECOMENDACIÓN DE UNA SESIÓN A LA OTRA:

Practicar las meditaciones. Al menos una vez pos día. Cuando puedas y cuanto puedas. Menos es más: no te sobre-exijas. Que sea algo posible para vos. Y, tengas o no tengas ganas, hacelo. “La práctica es un triunfo en sí misma”, dijo Mahatma Gandhi. Podés seguir las guiadas por nosotros, las de la aplicación de Atentamente o cualquiera que te sirva a tu higiene mental y a conectar con la felicidad genuina.

Cualquier duda o comentario escribinos:

ignacio@atentamente.mx

lauronco@gmail.com

Muchas gracias por participar!