¿Qué es Meditar?

Lo primero que hay que saber es que la meditación no es una acción sino un estado que surge por sí solo cuando nuestra mente se encuentra en determinada frecuencia de vibración. Lo que los practicantes hacemos es preparar las condiciones adecuadas para que esto ocurra.

Todos los libros sagrados y prácticas de tradiciones milenarias que hablan de meditación coinciden en que el primer paso indefectible consiste en el aquietamiento y apaciguamiento de los movimientos de la mente. El segundo paso, una vez que nuestra mente está más calma y estable, consiste en ahondar en el discernimiento de nuestra experiencia psíquica y en un progresivo entrenamiento en la concentración en un objeto externo o interno. El estado meditativo flocerá cuando podamos permanecer por un tiempo extendido con la mente focalizada en un solo objeto sin distracción.

 

¿Para qué puede servirte?

De nuestro nivel de atención en cada instante depende nuestra calidad de vida. Hoy en día con tantos estímulos a los que estamos expuestos, la mayoría de nosotros sufrimos de algún nivel de deficiencia de atención.

Nuestra atención es como el foco de una linterna que ilumina aquello en lo que se focaliza como dándole vida. Una mente concentrada, clara y presente amplifica nuestra experiencia, le da más intensidad y profundidad a cada vivencia. No sólo aspiramos a esa intensidad sino a que también las experiencias de vida no nos arrastren ni las rechacemos, que nada que llegue a nosotros nos sea indiferente.

Algunos otros beneficios comprobados de la práctica son:

  • Disminuir el estrés.
  • Mejorar la calidad de sueño.
  • Disminuir o erradicar la ansiedad y la depresión.
  • Fortalecer la memoria.
  • Mejorar la salud.
  • Enfrentar los obstáculos que nos presenta la vida de manera más serena y clara.
  • Mayor efectividad y eficiencia en todos los ámbitos de desenvolvimiento cotidiano.
  • Favorece la introspección y el autoconocimiento lo que permite interrumpir y salirse de reacciones automáticas.
  • Nos proporciona equilibrio emocional. No se trata de reprimirlos ni negarlos sino hacer de ellos material para nuestro mayor bienestar.
  • Ahondar en la naturaleza de lo que somos y así ser más sabios y erradicar todo sufrimiento y sus causas.

Queda abierto este apartado para que sumes tu propia vivencia.

 

¿Cómo Meditar?

Existen diversos métodos de meditación seculares, religiosos, terapéuticos.

En mis clases y cursos, enseño diferentes técnicas que he explorado en mí misma provenientes del Yoga, el Budismo Tántrico Tibetano, meditaciones en movimiento y en quietud, meditaciones guiadas, meditaciones tántricas y meditaciones en el canto, vibración de la voz y el sonido provenientes del Naad Yoga y canto devocional.

De acuerdo al perfil de la persona o al grupo que se acerca a mí para estudiar o explorar la meditación, ofrezco el camino que considero más adecuado en cada caso.

Y todo esto no tendría sentido si no pudiesen aplicarlo en sus vidas y desde el primer día. De allí que los ejercicios en su mayoría, son simples de recordar y repetir.

 

Una apreciación personal…

Creo fundamental que se entienda desde el primer momento que el entrenamiento de la mente es un proceso que lleva tiempo, muchas veces mucho más tiempo del que nuestro intelecto espera. Además implica cierto esfuerzo. Esfuerzo que inexorablemente te reportará enormes beneficios. Y esos poderosos beneficios llegan cuando uno es persistente y perseverante en su práctica. Esto debería alentarnos y permitirnos abrirnos a la posibilidad de entregarnos a transitar y disfrutar el camino en lugar de esperar determinado resultado y seguir en el programa de circuito cerrado ordinario de “expectativa – frustración”.

Se trata de un intento de liberación de nuestros patrones ordinarios. Se trata de habitar el presente y descubrir en él todas las claves para la construcción de una vida plena alineados con lo más genuino y original de nosotros mismos, soltando miedos y abrazando lo que la vida trae y lo que somos minuto a minuto.

En palabras de S.S Dalai Lama:

“La coherencia de lo que somos a cada momento en el presente es fundamental para alcanzar la felicidad duradera ya que brindan relaciones de confianza, seguridad, honestidad y transparencia lo que nos hace sentir plenos y dichosos… Uno debe mantenerse optimista y no dejarse abatir por la ardua tarea. El trabajo es individual y laborioso y desde uno se influencia a la propia familia, a la comunidad, a la nación”.

Así, el “efecto mariposa” se torna una realidad contundente: el mínimo movimiento de aleteo de una mariposa repercute hasta la última partícula del universo, de la misma manera ocurrirá con todo lo que puedas vivenciar y manifestar.