Retomamos las celebraciones de Luna Llena con una coincidencia astronómica de luna llena y equinoccio de otoño. Poderoso momento energético que el Universo pone a disposición como un regalo y un don.

Particularmente este plenilunio de Piscis nos llama a conectar con la compasión de identificación y empatía con el otro y con los otros.

En este momento de tanta destrucción y dolor que nos toca vivir como miembros de la “tribu global”, es muy importante que sumemos intenciones, participando de nuestro grupo en Valletierra o desde donde sea que cada uno lo sienta y pueda.

In Lak’ Ech (“Yo soy otro tú” – según la tradición maya)

Laura