PRÓXIMO DESTINO:… BUTÁN!!!!

Hola mis querid&s!

Durante 2019 no he tenido un plan de trabajo demasiado pre-meditado. Arranqué con una planificación en Enero que, al verla hoy, me doy cuenta que no cumplí ni con el 25% del plan original. Me Río de Janeiro, que fue el lugar donde idealicé esa planificación!

Así fue como me fui entregando a lo que fue surgiendo, a lo que la gente más necesitaba y a lo que más respondía en interés y participación. Así fue como la agenda asumió un potente foco en la meditación, estudio y exploración de la mente y la consciencia.

Ofrecí varios cursos de Mindfulness en la educación, junto con mi querida amiga y colega Lilita Engelmann, también cursos de introducción a la meditación budista y de Vipashyana, además de las cada vez más pulidas y afinadas clases regulares de Mindful Hatha Yoga en Valletierra.

La mayor parte de lo que he compartido tuvo que ver con el budismo. Tanto fue, y es así, que tomé refugio* en el Buda, el Dharma (las enseñanzas) y la Sangha (el grupo, la familia) como gesto de confiarme a esta tradición e ir más allá en la investigación, comprensión y reconocimiento de lo que soy. O por lo menos esa es mi primera intención.

Es un momento de mi vida en el que siento ir más profundo. Que no hay tiempo que perder. Que todo lo que pueda mejorar y revelar en mí, será en mi propio beneficio y el de todos a mi alrededor. En momentos en los que tropezar en las mismas piedras, y de la misma manera, me hace demasiado ruido y hasta me aburre de mí misma. En estos momentos, asumo el desafío de ir viendo la manera de ir quitando los obstáculos de mis aflicciones y malestares para que no me sean tan disfuncionales o, al menos, que debiliten su fuerza y poder, aunque no desaparezcan.

Hace un par de semanas tuve el placer y la dicha de estar en una charla de Robert Thurman* en Dongyuling* y, entre las muchísimas frases enriquecedoras que pronunció, dijo: “para ser felices tenemos que cambiar la manera en la que vemos las cosas”. En lo que hace al cómo hacerlo, el budismo tiene su hipótesis. En eso estoy: trabajando en la indagación, la limpieza, pulido y reseteo de mi “lente de observación”.

Y así, en lo que quizá sea un evento sincrónico con este movimiento que estoy haciendo en mi vida, me llegó una propuesta para el próximo octubre que recibo como un regalo. Un regalo que asumo con enorme alegría y también con responsabilidad por el trabajo que voy a hacer donde voy y porque pueda, a partir de mi experiencia allí, fortalecer mis intenciones e incorporar vivencias para seguir enseñando y transmitiendo esto que me apasiona y que sé que es bueno, verdadero y saludable para todos.

La noticia es que en OCTUBRE próximo estaré trabajando en los Spas de Six Senses en Bután. Hace dos años lo hice en Sri Lanka, ahora me tocan los Himalayas.

Y dónde queda Bután?

Bután es un pequeño país, apenas más chico que Suiza – o 2 provincias de Tucumán, enclavado en los himalayas entre La India y Tibet. El eje este-oeste es de 306 km y se recorre en dos días y medio, y el eje norte a sur tiene sólo 145 km.

Entre las características más remarcables que les puedo comentar en primera instancia son dos cosas:

  1. Es ecología y sustentabilidad conscientes. La naturaleza está preservada en máximas expresiones.
  2. Los principios budistas están profundamente arraigados en lo social, la cultura, la política, la vida cotidiana, lo que hace que su gente sea pacífica, gentil y que el bienestar del otro y de todos sea una de los motores de acción en todos los niveles de la organización del país y de relaciones entre las personas.

Siento estar yéndome a una tierra de utopía, a un mundo paralelo. De hecho lo llaman el Shangri-La de Asia.

¿Qué es Six Senses?

Una de las cadenas más importantes de spas y hoteles del mundo. Premiada en estados Unidos como los mejores hoteles este año, por tercer año consecutivo.

Six Senses tiene hoteles, residencias y spas en 18 países, principalmente en el área del Indico y algunos en Europa y Medio-oriente (puedes ver más aquí: https://www.sixsenses.com/en/about-us).

Qué voy a hacer al Six senses de Bután?

Me han convocado para enseñar, yoga, meditación y ofrecer terapias holísticas: yoga-terapia, coaching integral psi-físico-transpersonal, terapia con sonido, terapia tántrica.

Ya les iré contando más de ese destino que me espera, de mi trabajo en Bután y, en sintonía con esa experiencia, iremos ahondando las enseñanzas del budismo como camino de auto-conocimiento y método para dar pasitos en el camino de la felicidad genuina. Síganme por las redes y en el Blog, seguramente esté muy inspirada para escribir, mostrar y compartir la experiencia.

Estamos así, cerca y en contacto. Gracias por acompañarme!

Que estés bien.

Que estés en paz.

Que seas feliz!

Salud a la luz en vos que es la luz en mí.

 

*ritual que refuerza el compromiso con la práctica budista, que puede ser llevada de manera secular y laica.

* Robert Thurman, primer monje occidental ordenado por el Dalai Lama (actualmente laico). Escritor y académico estadounidense que ha escrito, editado y traducido una gran cantidad de libros de temática budista. Se desempeñó como docente de estudios budistas tibetanos en la Universidad de Columbia, ocupando la primera cátedra subvencionada en este campo de estudio en los Estados Unidos. También es el cofundador y presidente del centro cultural Tibet House en Nueva York.

* Dongyuling, centro de estudios budistas tibetanos del linaje Drukpa Kagyu, fundado y dirigido por Gerardo Abboud.