Descubrir con la mente cuál es el anhelo de nuestro corazón y hacerlo. Seguir puliendo y  limpiando tu instrumento psíquico – físico – anímico. Que su brillo único e irrepetible se irradie tan potente como el sol, alimentando y potenciando la vida a tu alrededor. Alinear el Ego a tu propósito individual / trascendental y alimentarlo con creatividad, generosidad, dignidad y poder.

La música, el canto, la danza y la energía grupal serán los vehículos de exploración de las energías que propone este Plenilunio de Leo.

Y como siempre, en Valletierra o donde te inspire, sentí la tierra debajo de tus pies y conectá con el misterio de los astros y el universo, después y ante todo, “nosotros somos Eso y Eso somos nosotros”.