1) Práctica solar para revitalizarte

El Saludo al Sol es probablemente una de las prácticas más difundidas del Hatha Yoga (Yoga físico).

Se trata de una secuencia de posturas concatenadas y ligadas por la respiración. Cada vez que el cuerpo se abre y expande es momento de inhalación y cada vez que se cierra o repliega es momento de exhalación. Es una práctica activadora y revitalizante que facilita el despertar de las cualidades solares (luz, calor, fuerza, etc.) en cada uno.

Se recomienda para los casos en los que uno se siente bajo de energía y lo ideal es practicarlo por la mañana o al atardecer (en los momentos de cambio de luz). Puede comenzarse por series de 4 ó 6 secuencias completas y llegar hasta 12. Luego de la práctica siempre es recomendable estirarse en el suelo y descansar.

2) Práctica lunar para relajarte

El Saludo a la Luna consiste en una secuencia de posturas ligadas por la respiración. Cada vez que el cuerpo se abre y expande es momento de inhalación y cada vez que se cierra o repliega, es momento de exhalación.

Su efecto es principalmente relajante. Se recomienda para los casos en los que uno se siente un poco pasado de revoluciones, muy estresado y acelerado. Lo ideal es practicarlo por la tarde o antes de dormir, cuando ya haya caído el sol. Puedes comenzar por series de 4 ó 6 secuencias completas y llegar hasta 12. Al terminar recuéstate en el suelo y descansa.