Práctica lunar para relajarte

 

El Saludo a la Luna consiste en una secuencia de posturas ligadas por la respiración. Inspirándonos en la relación de la luna con las aguas en el planeta tierra y dentro nuestro, intenta que los movimientos sean fluidos y rítmicos como las olas del mar, como una danza continuada, que tu cuerpo se exprese en curvas, que lo sientas meleable. Cada vez que el cuerpo se abre y expande es momento de inhalación y cada vez que se cierra o repliega, es momento de exhalación.

 

Su efecto es principalmente relajante. Se recomienda para los casos en los que uno se siente un poco pasado de revoluciones, muy estresado y acelerado. Lo ideal es practicarlo por la tarde o antes de dormir, cuando ya haya caído el sol. Puedes comenzar por series de 4 ó 6 secuencias completas y llegar hasta 12. Al terminar recuéstate en el suelo y descansa.

Hay variantes para ir haciendo progresiva esta práctica de más simple a más compleja y exigente. Si fuese la que sientes que necesitas, escríbeme y podría darte algunas recomendaciones para que la ajustes a tus posibilidades e intereses.