SOLSTICIO DE INVIERNO EN EL HEMISFERIO SUR -TIEMPO DE GESTACIÓN, QUIETUD Y SILENCIO INTERIOR


El invierno es el tiempo en el cual toda la Naturaleza duerme. Es el tiempo de la Vieja de los huesos y de la piedra, del viento frío que detiene la vida con su toque. No hay movimiento. Es momento de estar quietos, de estar juntos, de no hacer… Es un buen tiempo para dormir, la brecha hacia el espacio para nacer… Tiempo de resistir los miedos. De recrear lo perdido desde la Nada. Tiempo de sabiduría.

También es ideal para disfrutar de las ceremonias y su energía. Es un tiempo de cambio porque cambia el mundo. Se renueva. Es momento para aprender a jugar con la oscuridad porque de la oscuridad re-emergerá la belleza. De reconectarnos con la energía del centro de la Tierra.

Al igual que la semilla duerme debajo de la tierra, los seres humanos nos retiramos al mundo de los sueños y de las capacidades psíquicas expandidas. Nos retiramos a la cueva oscura donde la Vieja del Invierno puede darnos nuevas visiones y soluciones para viejos problemas. Pareciera que todo está muerto, sin embargo, la semilla está llena de vida y alimentándose, haciendo acopio de las tremendas energías que necesitará en el momento de abrir su paso entre la dureza y oscuridad de la Madre Tierra , para nacer a la luz del día.

Los rituales del invierno tienen que ver con el elemento Aire. El viento sopla frío y se lleva las hojas muertas de los árboles, que cayeron durante el otoño.

Cuando salimos al aire libre, las ráfagas heladas nos conectan con nuestro cuerpo y sus sensaciones. Es bueno salir a caminar para que el viento se lleve las viejas pieles que dejamos caer en Mayo y para que el frío nos recuerde el río de la vida que fluye en nuestro interior y la estructura que nos sostiene, nuestros huesos.

La Vieja del Invierno ha perdido su carne y su piel y se retira a la cueva a soñarse a sí misma, mientras su cuerpo se desintegra y se regenera para volver a nacer rejuvenecido en los tiempos que preceden a la Primavera.

Así sucede también en la cueva interior de nuestras almas, mientras afuera el viento se vuelve cada vez más frío, moviendo las cosas de lugar, transformando los paisajes de la naturaleza y de nuestro espíritu.

 

RITUALES PARA CONECTARNOS EN INVIERNO

 

La oración, una de las formas más antiguas y poderosas de comunicarnos con el Espíritu. El invierno es un gran tiempo para orar, en el refugio tibio de nuestros templos-moradas.

Podés crear tus propias oraciones para dar gracias, para pedir claridad o sanación, para ayudar a otras personas, para pedir por la paz y el bienestar en el mundo. Podés también reformular oraciones que has aprendido en tu infancia y re-orientarlas hacia la Divinidad, el Gran Espíritu, la Verdad. Y podés, por supuesto, sumar al poder de la oración el poder de tu voz, cantando tus plegarias. Dejándote llevar por la música que recibís en estado de trance, y creando con Ella, nuevos ritmos y melodías para compartir luego con tus hermanas y hermanos en tus celebraciones comunitarias.

La meditación es otra de las prácticas que podés convertir en un ritual para invocar fuerzas superiores. Las meditaciones te ayudan a ensoñar y te proporcionan nuevas visiones acerca de vos mismo y del mundo que te rodea.

Al ejecutar rituales de protección psíquica y de limpieza a través del Aire, también estás invocando la energía de la Diosa del Invierno para que viva en vos y en tu espacio.

Cuanto más practiques tu conexión con Ella, más estará presente Ella en tu vida y se manifestará haciéndote sentir Su presencia. Cuanto más y mejor te comuniques con Ella, irás aprendiendo a encontrar las respuestas que buscás para los desafíos grandes y pequeños de tu vida.

 

 

Voy a tejer…

Con hilos sutiles

Con hilos de sueños

Con hilos de magia

Y de misterio

Tejo una red

Un hechizo

Una vida

Con mi magia poderosa

De chamana antigua

Una red contenida

Dentro de un círculo

Donde los sueños

nunca mueran

Una red

Con los hilos de plata

Del frío del invierno

Del color de nuestras almas

Para crear

Nuevos tiempos

Que así podamos todos hacerlo.